El acuario mas grande y saludable esta en Tela

El gerente de Tela Marine Antal Börcsök, afirmó que el Refugio Silvestre Marino es un  centro de investigaciones donde llegan varios expertos europeos y norteamericanos para realizar estudios en los arrecifes, porque es un sitio clave para la reproducción y estudio de especies amenazadas.

A varios científicos foráneos les llama la atención la presencia en gran cantidad de Erizos Diademas (Diadema Antillarum)una especie que a inicios de la década de los 80’s murió masivamente.

“Este animalito era muy común, pero sufrió la mortalidad masiva más grande de una especie marina en la historia, el erizo es súper especial, porque come cantidades enormes de algas. Un solo ejemplar puede mantener limpio un metro del suelo marino y en Tela tenemos un promedio de tres erizos por metro cuadrado”, explicó Börcsök.

Un informe de la Iniciativa Arrecifes Saludables para Gente Saludable (HRI, sus siglas en inglés) indicó que en 1983, casi el 98 por ciento de los Erizos Diadema del Caribe sucumbieron a causa de una enfermedad y antes de la mortalidad masiva, la cantidad de erizos en el Sistema Arrecifal Mesoamericano (SAM), oscilaba entre 4 hasta 25 por metro cuadrado.

“Actualmente en Tela hay erizos casi como los había antes de la mortalidad de 1983 y nadie sabe si es que se salvaron, o murieron y se recuperaron rápido, lo cual podría ser que sus larvas quedaron ocultas de otros animales y no las pudieron comer por la complejidad del arrecife y las corrientes”, indicó Börcsök.

Según investigadores de Tela Marine, solo en esta bahía hondureña se puede reproducir el Erizo Diadema, ya que en otras zonas del SAM aún están muy aislados.

Otro tesoro del Refugio de Vida Silvestre Marino Bahía de Tela, además de la cobertura coralina récord de 70 por ciento por metro cuadrado  y el Erizo Diadema, son sus bancos de dos tipos de coral, que están en peligro crítico de extinción: el cuerno de alce (Acropora palmata) y el cuerno de ciervo (Acropora cervicornis) los cuales habitan a menos de seis metros de profundidad.

Según relata el gerente de Tela Marine, en la década de los 80´s estos corales fueron afectados por serriatosis, una enfermedad causada por la bacteria (Serratia marcescens), que se encuentra en el intestino humano y debido a que las aguas negras llegan directamente al mar, empezó a atacar a estos corales.

Sin embargo, pese a que la bacteria sigue presente en el mar hondureño causando serriatosis, Tela tiene las mayores concentraciones de Acroporas antes vistas. Para estudiar las razones por las cuales aún en estas condiciones pueden prosperar los corales cuerno de alce y cuerno de ciervo, un investigador extranjero llegará a Honduras en 2020.