Nuevo buque marcará un antes y un después en políticas de seguridad y defensa de soberanía

“Este buque es una buena iniciativa y marcará un antes y un después” en las políticas de seguridad y defensa de la soberanía, dijo el jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, general René Orlando Ponce Fonseca, respecto al barco patrullero General José Trinidad Cabañas que arribará próximamente a Puerto Cortés procedente de Israel.

El buque patrullero, también conocido como el OPV-62M (Offshore Patrol Vessel), “vigilará nueve fronteras marítimas” de Honduras, dijo el jefe militar.

“La importancia de haber adquirido este buque es para vigilar más de nueve fronteras marítimas que tenemos y para mantener ese escudo marítimo reforzado y que con ello podamos contribuir de una manera conjunta a reforzar los escudos aéreos, terrestres para controlar el narcotráfico”, destacó Ponce Fonseca.

Indicó que “esta es una embarcación que tiene la capacidad de operar en alta mar y lo importante será en la parte del mar Caribe y de igual forma en su momento estaremos en la parte del océano Pacífico”.

La inversión de este buque patrullero es de “54 millones de dólares y serán pagados en 10 años”, informó recientemente el secretario de Defensa Nacional, general ® Fredy Santiago Díaz Zelaya.

Díaz Zelaya explicó que este buque patrullero es una iniciativa del presidente Juan Orlando Hernández, quien decidió hacer un convenio con Israel que incluye la compra de un OPV-62M.

Espaldarazo

El jefe del Estado Mayor Conjunto aseguró que con este tipo de acciones la institución militar ha sentido el espaldarazo de la Administración del presidente Juan Orlando Hernández y que este proyecto de vigilancia marítima se desarrollará de manera interagencial.

“Nunca antes Fuerzas Armadas ha estado tan fortalecida en materia de equipo militar como ahora”, aseguró Ponce Fonseca.

“Para nosotros es un momento importante de poder requerir todos los recursos que son necesarios para que nos ayuden a cumplir mejor las misiones”, dijo.

“Por eso la tecnología que este buque trae da la capacidad para enlazarse con los escudos aéreos, es decir una comunicación mar-aire y de igual forma mar- tierra”, indicó Ponce Fonseca.

Más vigilancia marítima

El comandante general de la Fuerza Naval de Honduras (FNH), contralmirante Efraín Mann Hernández, explicó que el mar Caribe hondureño comprende 220.000 kilómetros cuadrados, que serán patrullados por el nuevo buque.

Añadió que “históricamente el Estado de Honduras ha incumplido la obligación de ejercer soberanía plena en el mar Caribe; han pasado más de 200 años donde la FNH no ha podido cumplir la misión constitucional, no por falta de voluntad, sino porque no hemos tenido los recursos necesarios”.

Recordó que por historia el mar Caribe ha sido el elemento común del narcotráfico y de actos ilícitos que van a conexos a este delito.

La misión del buque patrullero será proteger la soberanía hondureña, riquezas marinas y velar por la protección de las embarcaciones pesqueras, enfatizó Mann Hernández.

Consideró que la presencia de esta embarcación dará un plus en aguas catrachas y una mayor capacidad operativa a la FNH en áreas de La Mosquitia y bancos de pesca.

Diversas tareas

En su visita a Israel en septiembre pasado, el presidente Hernández supervisó los avances de la construcción de la nave, que servirá a Honduras en su lucha contra el narcotráfico, así como para tareas de socorro ante catástrofes naturales, apoyo a cruceros, emergencias de salud y otras labores.

La embarcación cruzará el mar Mediterráneo y el Atlántico Norte en una travesía de aproximadamente 16.000 kilómetros hasta Puerto Cortés.

El barco mide 61 metros de longitud y 25 de ancho con un calado de 2,7 metros; la tripulación y acomodaciones son de 25 personas, con una capacidad de 18 alojamientos.

Datos de ruta del buque

– Distancia recorrida en ruta de Israel hacia Honduras: 1.200 millas náuticas.

– Condiciones del clima: Ha estado cambiante en las últimas 48 horas; tenían mal tiempo, pero la navegación no se ha detenido.

– Ubicación: Está a unas 200 millas náuticas del Puerto de la Velada, Malta.