Gobierno reducirá gasto corriente para hacerle frente a la desaceleración económica

El Gobierno del presidente Juan Orlando Hernández reducirá el gasto corriente y reorientará la inversión pública como parte de las medidas que implementará para hacerle frente a la desaceleración económica mundial.

Hernández presidió una reunión donde se analizaron medidas para hacerle frente a la desaceleración económica mundial y se conformó un comité para darle seguimiento a la implementación de las mismas.

El secretario de la Presidencia, Ebal Díaz, dijo que es una “desaceleración económica mundial y, obviamente, nosotros somos parte de ese concierto mundial porque tenemos comercio con diversos países del mundo y eso tiene  un efecto directo en la economía nacional”.

Honduras en mejor posición

Sin embargo, Díaz aseguró que Honduras esta mejor que otros países en términos económicos y eso “mitiga” un poco, pero “nos ha obligado a sentarnos con los diversos sectores para plantear soluciones para que el impacto sea menor en Honduras”

Dentro del planteamiento está el apoyo a los sectores productivos, la infraestructura, y el tema de acceso a crédito y apoyo a las mipymes, puntualizó el funcionario.

Además, añadió, el reto está en darle “confianza a la inversión nacional y extranjera” para que no se detenga de invertir en el país y para ello se tomarán medidas a nivel interno de la administración pública.

Menos gasto corriente

Por su parte, la subsecretaria de Finanzas, Roxana Rodríguez, indicó que se “está estableciendo un comité para contener, orientar y manejar  la desaceleración de la economía”.

Apuntó que las medidas van encaminadas a “disminución del gasto corriente”   y reorientar la inversión pública en infraestructura vial, escolar y de salud.

La inversión pública para 2020 se estima en más de 25.000 millones de lempiras, lo que significa una disminución de 6.000 millones de lempiras, y además se espera un crecimiento  de tres puntos en relación con las otras economías del área, agregó.

El comité de seguimiento estará integrado por el sector privado, sector público, sociedad civil y organismos internacionales, que serán los encargados de lograr las proyecciones económicas pese a la desaceleración mundial.